Inés Ramón e Irene Vallejo
La mañana descalza

Prólogo

Reflexión y espejo son dos imágenes que se avienen bien con el contenido y la forma de este libro, que transita entre dos cauces formales, o dos géneros complementarios: narrativa y poesía. Las dos autoras trenzan en esta «mañana descalza» un territorio de sugerentes significados, en el que no es difícil identificar, grosso modo, la parte narrativa con la reflexión o la filosofía y la poética con el espejo y la poesía.


(fragmento del Prólogo)

Amalia Iglesias


Las palabras de este libro se descalzan y caminan. Conocen el cautiverio, el tropiezo, la laceración. Pero no temen. Avanzan con firmeza por el asfixiado territorio de la verdad. Heridas por el peso de la historia, dejan hilos de sangre que sus autoras, la narradora Irene Vallejo y la poeta Inés Ramón, suturan con cuidado.
Ambas se han ocupado de desnudar las palabras de aquello que podía oscurecerlas: así abren posibilidades hacia el futuro. Ellas –las autoras, sus palabras– han vaciado el mundo y lo han lavado con el agua lustral del alfabeto, para que la culpa que reposa sobre las mujeres, la interdicción, el mandato del castigo, al fin prescriba.

(fragmento de solapa)

María Ángeles Pérez López












Nota Bibliográfica: