Cristina Grisolía
Levedad en la piedra

SOLAPA

Los poemas de Cristina Grisolía, frugales, parcos, vibrantes más que temblorosos, en palabras de Ignacio Echevarría, ostentan una madura perfección de canto rodado, una lucidez escueta y precisa. Se trata, señala Antoni Clapès, de una poesía que, suprimiendo toda adjetivación ornamental y siguiendo el ritmo de la frase musical, no del metrónomo, se cons-truye sobre la austeridad poética, la precisión, la búsqueda de la emoción del poema no en las «grandes palabras» sino en la cotidiana experiencia de lo íntimo y de lo ínfimo. 
De melancolía sabia y sin énfasis, Levedad en la piedra es un libro de contemplaciones. De miradas que captan dones y destellos de la naturaleza, asumen el fluir del río omnipresente y de los años, con sus despojos, sus sueños, sus saltos y sus enigmas, de miradas inclusivas y humanas. 
Insobornable, describe asimismo «dúplices sistemas» y observa cómo el fulgor está moteado de grises, cómo a las ensoñaciones se suma el «calendario oportunista del mercado». 
Se detiene en lo concreto y palpable y traslada lo físico al pensamiento. ¿Y qué es lo que emerge ante esa contemplación íntegra y precisa? La imagen. La imagen esencial, «tangible, asimbólica, arbitraria» que es forma elemental de resistencia y se contrapone a la «historia organizada en equilibrio». Es ella, además, la que otorga sabiduría y permite sentenciar: «Para matar fantasmas no es necesaria la verdad / sólo poder llorar cuando te hieren». 
(Editorial)











Nota Bibliográfica:

Cristina Grisolía nació en Rosario, Argentina. Vivió en París, Viena, Madrid y desde hace años reside en Vilanova i la Geltrú. Pasa largas temporadas en la llanura del este de Hungría. 
En su país cofundó la revista Cronopio y estuvo vinculada a El Escarabajo de Oro. Ya en Europa, publicó relatos y poemas en Cuadernos Hispanoamericanos; en Nueva Estafeta, dirigida por entonces por Luis Rosales; en la revista Tratti, de Faenza, Italia; en la revista de poesía Nayagua, del Centro de Poesía José Hierro. Fue incluida en antologías poéticas: Des de la terra (Diputación de Barcelona), Àgora poètica (Centre de Cultura de Dones Francesca Bonnemaison), Vint anys de poesia (Cafè Central), Entre nosotras el mar (Ediciones Vigía, Matanzas, Cuba). Traducida al húngaro, publicó en Vasos comunicantes y participó en el Encuentro de poesía internacional celebrado en el Museo Literario Petőfi de Budapest. Colaboró en  Los Borbones en Pelota (edición coordinada por Manuel Martínez Forega, Olifante Ibérico). La realización del montaje escénico Material diáfano, a cargo del guitarrista José Luis Bieito y del actor Camilo García, está basada en su obra poética. El Centro de Arte Moderno de Madrid acogió en estos últimos años lecturas y presentaciones de sus poemas.
Como obra individual ha publicado: Poemas de perfil (Cafè Central, 1995);  Donde el progreso no existe y gozo (poemario, editorial El Cep i la Nansa, 2004); Galope y canto (poemario, Papeles de Trasmoz, Olifante Ediciones de Poesía, 2014). 
Actualmente prepara la edición del relato San Francisco de Dios. La inexistencia.
Su vida laboral transcurrió siempre en el ámbito social; dirigió a lo largo de muchos años la Casa de Acogida para Mujeres Maltratadas de Barcelona, ámbito con el que continúa comprometida.
Fotografía: Jordi Caba.